Av. Luis Thayer Ojeda 0130 of 1103 (Metro Tobalaba)

Horarios Atención: Lunes a Viernes- Consultar vía teléfono  
| (2) 3276 3088 / +56 9 5753 5743

Infecciones son una de las complicaciones más comunes del cáncer

Las infecciones son una de las complicaciones más comunes del cáncer y del tratamiento del cáncer. Esto se debe a que el cáncer y los tratamientos contra el cáncer pueden debilitar el sistema inmunitario por un periodo de tiempo. El sistema inmunitario es un grupo de órganos, tejidos y células que trabajan en conjunto para resistir y combatir infecciones. Algunas infecciones pueden propagarse a otras partes del cuerpo y podrían poner en peligro la vida si no se detectan temprano. Las infecciones son causadas por gérmenes que ingresan en el cuerpo, se multiplican y causan daño o enfermedades.  Los principales tipos de gérmenes que pueden causar infecciones son: 
  • Bacterias
  • Virus
  • Protozoos (algunos de los cuales actúan como parásitos)
  • Organismos fúngicos (también llamados hongos)

Determinados tipos de cáncer en sí mismo pueden aumentar su riesgo de contraer una infección. Así como ciertos tipos de tratamientos contra el cáncer. Una vez que las células cancerosas son tratadas y el tratamiento del cáncer ha terminado, el riesgo de infección por lo general vuelve a disminuir. Para la mayoría de las personas con cáncer, el mayor riesgo de contraer una infección grave solo dura un tiempo limitado. Sin embargo, cada paciente es diferente y los efectos secundarios de los tratamientos pueden ser muy diferentes. Por lo tanto, su riesgo de infección depende del tipo de càncer que tenga y del tratamiento que reciba. Por ejemplo, la cirugìa y la radioterapia no debilitan la resistencia de una persona a las infecciones casi tanto como un trasplante de cèlulas madres que usa dosis altas de quimioterapia (quimio). Además, algunos medicamentos que se usan para tratar el cáncer tienen menos probabilidades que otros de afectar la capacidad de una persona para resistir una infección.Las infecciones que se desarrollan en personas que tienen cáncer o que están recibiendo tratamiento contra el cáncer pueden ser más graves que las que se desarrollan en personas que por lo demás están sanas. También pueden ser más difíciles de tratar. Si tiene cáncer, es importante detectar y tratar las infecciones temprano, antes de que empeoren y se propaguen. Hable con su equipo de atención médica sobre su riesgo de contraer infecciones. Partes del cuerpo más propensas a contraer infecciones Los sitios comunes de infecciones en personas con cáncer incluyen:

  • La piel y las membranas mucosas (revestimientos blandos, como el interior de la boca, la vagina, los intestinos)
  • El sistema digestivo (boca, esófago, estómago e intestinos)
  • Los pulmones y las vías respiratorias (senos y garganta)
  • El sistema urinario (vejiga y riñones)
  • El sistema nervioso (cerebro y médula espinal)
  • La piel y el tejido alrededor de un catéter venoso central (CVC). Un CVC es un tubo o catéter que se coloca en una vena y se utiliza para extraer sangre y administrar medicamentos o líquidos por vía intravenosa (IV).

Factores de riesgo para las infecciones

  • Neutropenia. Algunos tipos de tratamientos contra el cáncer, tales como quimioterapia, radioterapia, trasplante de células madre o trasplante de médula ósea pueden causar neutropenia (una disminución en el número de neutrófilos, un componente de los glóbulos blancos, en la sangre). Esto significa que su sistema inmunitario está más débil y su cuerpo tal vez no sea capaz de combatir infecciones como debería hacerlo.
  • Medicamentos, tales como los esteroides pueden debilitar su sistema inmunitario y aumentar su riesgo de infección.
  • Ciertos tipos de cáncer, tales como los que afectan la médula ósea o los que pueden propagarse a los huesos, pueden aumentar el riesgo de contraer una infección. Pregunte a su médico si su cáncer hace que tenga un mayor riesgo de contraer infecciones.
  • Mucositis. Irritación o dolor del revestimiento del tracto digestivo. Los pacientes con mucositis a menudo tienen llagas en la boca. 
  • Tener otras afecciones médicas, tales como diabetes, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (COPD), enfermedades autoinmunes, entre otras. Si usted tiene otras afecciones médicas, pregunte a su médico si aumentan su riesgo de contraer infecciones.
  • Otros factores, tales como mala alimentación, estrés o falta de sueño.

Conozca su riesgo de infección Es importante sopesar el riesgo de infección y otros efectos secundarios contra los beneficios del tratamiento del cáncer. La situación de cada paciente es diferente porque las personas con cáncer pueden tener otros problemas de salud que pueden afectar la forma en que responden al tratamiento del cáncer. Hable con su médico antes y durante el tratamiento del cáncer sobre su riesgo de infección. Algunas preguntas que puede hacerle a su médico o al equipo de atención médica sobre la infección son:

  • ¿Mi tipo de cáncer o tratamiento del cáncer me hace más propenso a contraer infecciones? Si es así, ¿cuándo estoy en mayor riesgo?
  • ¿Qué tipo de infecciones son más comunes para alguien en mi situación?
  • ¿A qué signos o síntomas debo prestar atención y cuándo debo llamarle?
  • ¿Qué síntomas necesitarían atención inmediata en la sala de urgencias? Si tengo que ir a la sala de urgencias, ¿hay algo especial que deba decirle al personal que trabaja allí?
  • ¿Hará algo para evitar que continúen las infecciones durante el tratamiento?
  • ¿Qué puedo hacer para reducir el riesgo de infección?
  • Si presento fiebre, ¿significa que tengo una infección?
  • ¿Cómo usted decidirá tratar mi infección?

Signos de infección en personas con cáncerEs importante prestar atención a los signos tempranos de infección e informar inmediatamente a su equipo de atención médica acerca de ellos. De esta manera, el tratamiento se puede iniciar lo antes posible para evitar que la infección se propague a otras partes del cuerpo. Esto es aún más importante para las personas que tienen un recuento bajo de glóbulos blancos (neutropenia). Algunos de los signos y los síntomas de una infección son:

  • Fiebre (mayor de la temperatura corporal normal) El equipo de atención médica le dirá  qué temperatura se considera fiebre.
  • Escalofríos o sudores (a menudo con fiebre)
  • Dolor de garganta
  • Úlceras o capa blanca sobre la lengua o en la boca
  • Tos o dificultad para respirar
  • Congestión nasal
  • Ardor o dolor al orinar; orina turbia o con sangre
  • Enrojecimiento, hinchazón, secreción, o calor en el lugar de una lesión, herida quirúrgica o vía intravenosa (IV), como un catéter venoso central, o en cualquier lugar de la piel incluyendo las zonas genitales y el recto
  • Dolor o sensibilidad en el estómago o el abdomen (el vientre)
  • Rigidez en el cuello
  • Dolor de senos nasales, dolor de oído o dolor de cabeza

La fiebre es especialmente importante porque es a menudo el primer signo de una infección en las personas con cáncer. A veces, la fiebre es el único signo de una infección. Los pacientes con neutropenia pueden no tener otros signos o síntomas de infección, excepto la fiebre.  Debe tener un termómetro para tomar su temperatura: no puede confiar en cómo se siente para saber cuándo tiene fiebre. Es posible que se les pida a los pacientes que llamen a su médico o enfermera si tienen fiebre, o si presentan otros signos y síntomas de infección. No tome medicamentos para reducir la fiebre sin consultar primero con su médico. Pregunte a su médico qué debe hacer y cuándo debe llamarle.  

Es importante que las personas con cáncer, sus familias y amigos conozcan esta información:

  • Su riesgo de infecciones
  • El tiempo que probablemente su sistema inmunitario esté débil después del tratamiento
  • Cómo tomar la temperatura de la manera correcta, cuándo comprobar la temperatura y cuán a menudo
  • Cuándo informar al médico o a la enfermera que tiene fiebre u otros signos y síntomas de infección
  • La importancia del lavado de manos e higiene para el paciente y las personas que entran en contacto con él o ella
  • Cómo cuidar la boca y verificar si presenta úlceras y signos de infección
  • Cómo limpiar las cortaduras, los raspados, u otras lesiones en la piel y mantenerlos limpios para ayudar a prevenir la infección
  • La importancia de la limpieza alrededor del ano después de cada defecación, utilizando toallitas húmedas o toallitas de bebé
  • Buen cuidado de las vías intravenosas y  catèteres venosos centrales.(CVC, como puertos y líneas PICC)
  • Dónde buscar signos de infección (piel, boca y sitios donde se colocan catéteres venosos centrales [CVC]).
  • La importancia de la buena nutrición, una dieta equilibrada y beber abundante cantidad de líquidos
  • La importancia del sueño y del ejercicio
  • La necesidad de tomar los medicamentos según se los recetaron.
  • Que el médico esté informado sobre todos los medicamentos que está tomando (recetados, de venta libre, vitaminas, hierbas y suplementos) – mantener una lista y actualizarla en cada visita al médico
  • Formas de prevenir la sequedad de la piel y las membranas mucosas
  • La importancia de hablar con su equipo de atención médica o médico antes de vacunarse (inmunizarse) y antes de acercarse a niños o adultos que se han vacunado recientemente

Revise estos puntos con su equipo de atención médica antes y durante el tratamiento para que obtenga la información que necesita. Verifique con ellos cómo debe manejar estas cosas y averigüe si hay alguna medida especial que debe tomar durante el tratamiento del cáncer.

Comparta o imprima esta página haciendo clíck abajo:
Share on Facebook
Facebook
Print this page
Print