Av. Luis Thayer Ojeda 0130 of 1103 (Metro Tobalaba)

Horarios de Atención: Lunes a Viernes- 15:00 a 18:00  
| (2) 3276 3088 / +56 9 6568 3617

doctor Manuel Salazar Sedano

Cáncer de piel Según el doctor Manuel Salazar Sedano

 

Cáncer de piel

Según el doctor Manuel Salazar Sedano el cáncer de piel se puede considerar una se­rie de cambios malignos o lesiones que escapan al control del organismo y que con frecuencia son asintomáticas

Según definición en la literatura médica, el cáncer de piel abarca un conjunto de enfermedades neoplásicas que tienen diagnóstico, tratamiento y pronóstico muy diferentes. Lo único que muestran en común es la misma localización anatómica: la piel.

Para el doctor Manuel Salazar Sedano, especialista de segundo grado en Der­ma­tología del Hospital Clínico-Quirúrgico Her­­manos Ameijeiras, en la capital, como cán­cer de piel se pueden considerar una se­rie de cambios malignos o lesiones que escapan al control del organismo, que con frecuencia son asintomáticas, por lo que se in­curre en desatención por parte de los pa­cientes.

Nuestro entrevistado, Profesor Auxiliar, atesora una experiencia que alcanza las cuatro décadas en la cirugía de lesiones epidérmicas.

—¿Cuáles son las lesiones más temidas?

—En primer lugar el melanoma, seguido por el carcinoma epidermoide y el carcinoma basal, entre otros menos frecuentes.

—¿Podría caracterizarlos en dos palabras?

—El melanoma, popularmente conocido como el tumor de los lunares negros, puede ser el más agresivo y necesita evaluación temprana. El carcinoma escamoso se desarrolla generalmente sobre lesiones que­ratósicas, cicatrices y ulceraciones crónicas. Es potencialmente peligroso. El carcinoma basal es el más noble, crece localmente y rara vez es agresivo.

—¿Es ciencia constituida que el “gran culpable” de su aparición son las exposiciones sistemáticas y prolongadas, sin pro­tección alguna, a la luz solar?

—Efectivamente. No hay duda en cuan­to al valor causal de la luz solar en más de un 90 % de estos tumores.

—¿Cuáles son sus principales localizaciones?

—Atendiendo al agente causal todas las áreas expuestas están en acecho, aunque no exclusivamente. Con mucho la cara, tron­­­co superior, miembros superiores y cue­ro cabelludo calvo.

—¿Y en cuanto a las características de su progresión?

—La progresión está de acuerdo con la condición del organismo. En ancianos, personas depauperadas por otras enfermedades o inmunodeprimidos (sida), la evolución puede ser más agresiva.

—¿Es frecuente en nuestro país? ¿En personas de qué sexo, edad y color de piel?

—Es muy frecuente, atendiendo a nues­tra soleada naturaleza. Ambos sexos están amenazados, sobre todo los ancianos de piel blanca.

—¿Ante qué primeros síntomas y signos debemos consultar al médico?

—Toda excrecencia, lesión que no cura como se espera, cambio de textura, de color o forma en estructura preexistente, debe ser valorada por el médico.

—¿Qué procederes se emplean para el diagnóstico?

—Los medios diagnósticos pueden ser simples o sofisticados. El más común: personal calificado con experiencia, buena vista y tacto. Un dermatoscopio puede ser de ayuda y la biopsia para histopatología es definitoria.

—¿Cuenta hoy la Medicina con terapéuticas eficaces para el tratamiento de esas lesiones de la piel?

—Los medios terapéuticos se han desa­rrollado mucho, con diferentes grados de com­plejidad y costo. Se prefiere la cirugía por bisturí, mientras la terapia combinada o tri­­ple terapia, como variante, permite ma­ne­jar con éxito mucha población aquejada del cáncer de piel. En etapas muy tempranas pueden ser usados medicamentos tópicos.

—¿Es posible la curación?

—Sí, siempre que se actúe tempranamente.

—Hablemos de prevención. ¿Qué con­ducta seguir en especial con el sol?

—Diríamos que prevenir, en general, es “cortar” de cualquier modo el acceso del sol a la piel, con protector solar, ropa, sombrilla, sombrero. Y prevenir males mayores acu­diendo con prontitud al médico ante cualquier señal de alarma: la aparición de lesiones que pueden devenir cáncer de piel.

—¿Sería conveniente establecer un autoexamen periódico de nuestro cuerpo en la búsqueda de alguna señal de aviso?
—Por supuesto que el autoexamen pue­de descubrir lesiones sospechosas, pe­ro debo subrayar que lo importante es no me­nospreciar lo descubierto.

—¿Alguna precisión que valore esencial?

—Señalar que es imposible dar solución al gran volumen de casos de cáncer cutáneo a través de la cirugía con bisturí. Es se­guro que las variantes terapéuticas con entrenamiento —como la terapia combinada por curetaje, coagulación y criocirugía (triple terapia)— pueden dar solución a mu­chos casos sin tener que congestionar los niveles de asistencia y así favorecer una atención precoz y, en fin, mejor pronóstico.

Autor: 

 Foto: Ismael Batista

Comparta o imprima esta página haciendo clíck abajo:
Share on Facebook
Facebook
Print this page
Print